INTERNACIONALES

La cebra que llama la atención del mundo: nació con puntos y no con rayas

Un guía de la reserva Masai Mara de Kenia descubrió a este extraño ejemplar que, en vez de tener rayas como el resto de las cebras, tiene puntos.

Un guía de safari descubrió una cebra bebé única en su tipo en la reserva Maasai Mara. Por una mutación genética, el animal tiene lunares en vez de rayas. Además, tiene los colores invertidos. Las cebras son blancas con rayas negras, y esta pequeña, que fue nombrada Tira, es marrón con puntos blancos.

Maasai Mara, el sitio donde se avistó a Tira, es una gran reserva de caza en el condado de Narok, Kenia, contigua al Parque Nacional del Serengeti en Tanzania. Es mundialmente conocido por sus poblaciones excepcionales de leones, leopardos, guepardos y elefantes, y por el desplazamiento anual de ñus, cebras, gacelas de Thomson y otros antílopes, hacia y desde el Serengeti, conocida como la Gran Migración.

La reserva lleva el nombre en honor del pueblo Maasai -los habitantes ancestrales del área- y su descripción del área cuando se la mira desde lejos: “Mara” significa “manchado” en el idioma local. Es la impresión que genera la gran cantidad de árboles que salpica el paisaje.

Según relata en su sitio web Wildest Africa, no es la primera vez que se produce un caso de este tipo. Hace unos años, se encontró una cebra que tenía los colores invertidos pero conservaba las rayas. Según apuntan, una de las posibles explicaciones de estas mutaciones genéticas es el cambio climático.

Otra de las teorías es que la madre de Tira podría tener un gen recesivo que provocó un exceso de melanina en su cría. Los científicos analizarán esta rara mutación genética para encontrar respuestas.

Cuál es rol de las rayas en las cebras

Un estudio publicado en junio en Journal of Natural History indicó que las rayas de las cebras son un mecanismo que sirve para regular su temperatura corporal, en vez de tener la finalidad de deslumbrar a los insectos y proteger de las enfermedades, como se creía hasta el momento.

La investigación también señalóque las rayas ayudan a las cebras a regular su temperatura corporal, pues las pequeñas convecciones de aire que se crean entre ellas favorecen la evaporación y la pérdida de calor.

Las rayas también son una forma de protección. Los animales que quieren atacarlas no pueden distinguir dónde comienza el cuerpo de una y termina el de otra, y donde está la más pequeña y vulnerable del grupo. Es por eso que esta mutación podría hacer de Tira una presa fácil.

Otro factor de riesgo para esta pequeña cebra es que el grupo la aísle. Los ejemplares distintos no suelen sobrevivir muchos meses porque el grupo los deja de lado. Por suerte, Tira no ha sido rechazada por sus padres, que la mantienen dentro de la manada.

Compartí esta nota